Literatura Infantil


Evidentemente, aquí se encuentra su aporte más conocido en este campo: Cuentos de mi tía Panchita; sin embargo, ella también trabajó el tema en San Selerín, la revista que fundó con Lilia González en 1912 y, aunque son pocos los textos con su firma, hubo muchas adaptaciones realizadas por ella; también, hay unos textos publicados en Triquitraque y el aporte suyo para una opereta.